¿Por qué mochilas y bolsos?

Vale, lo confieso, …hago más cosas, a veces demasiadas…, pero es que me encanta hacer mochilas. Una de las cosas que más me gusta es colgarme la mochila y (viajar) pasear, por la ciudad, por el campo, por la playa, …y claro tienes que llevar tus cosas…que si el agua, un libro, la merienda, el teléfono, pañuelitos, kit de supervivencia para chicas, una rebeca (o cardigan para los que no son de pueblo)…¡que te voy a contar!

En una mochila cabe de todo y es más cómodo que un bolso, al menos para mí. Si además la puedo doblar y ocupa poco espacio, es genial cuando te vas de viaje y en la maleta de cabina solo puedes llevar un solo bulto…¬¬. Y si además se pudiera lavar (a veces soy un poco Mónica Geller)…y si me la puedo poner con ese vestido que tan mono queda con las deportivas,…¡vaya! me voy a hacer una mochila!

Requisito:

  • Resistente: nunca se sabe que puedes llegar a meter.
  • Que se pueda lavar.
  • Que tenga un bolsillo para el móvil que si no luego no lo encuentro.
  • Que sea mona…muy mona, vaya que no haya otra como la mía.
  • Que los mismo quede bien para irme al campo, que para tomar algo con las amig@s.

Y como la idea gustó pues decidí seguir dando rienda suelta a la imaginación y hacer mochilas todo terreno para personas todo terreno que, como yo, pues buscan pequeñas grandes cosas que hacen de tu mundo, precisamente eso, tu mundo. Tu particular forma de ver las cosas y de entender la vida. Sí, parece que me voy  por las ramas, pero sigo hablando de mochilas, de pequeñas cosas que encierran mucho más de lo que parece, como una mochila.

Y claro, una cosa lleva a la otra y necesitaba un bolso para una boda, pero…jopelines…no quiero que después se quede ahí guardado hasta la próxima BBC…¿Y si me hago un bolsito que después quede genial con los vaqueros?

 

Y empecé a hacer clutch con preciosas telas japonesas de la tienda de Nuria que tanto me gustan.

Así que entre bolsos y mochilas, y alguna que otra cosita que ya os iré enseñando, ando siempre.

Un placer compartir un poquito de mi historia contigo.

¡Nos vemos pronto! mientras tanto procurad disfrutad de las pequeñas cosas de cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *