De mochilas y viajes…

No sé a vosotros pero a mi me encanta viajar.

Una vez me dijo una amiga que, una vez que pruebas esa droga, es para siempre. Y es que viajar provoca adicción.

En la mayoría de los casos, asociamos viajar con irnos lejos de nuestro entorno o fuera del país. Pero lo cierto es que viajar es algo más. Viajar es un estado de la mente en el que ésta se expande, te llena y aspiras cada sensación, cada segundo, cada instante como un regalo.

Un viaje es coger al mochila e irte al campo a pasear, respirar aire puro y sentarte a comerte un bocata mirando el horizonte. Viajar es coger un día el bus o el coche e irte a la playa en invierno por el simple y maravilloso placer de pasear en la arena escuchando las olas. Viajar es escaparte contigo mismo, con tu familia o con tus amigos e irte a visitar uno de los pueblos o ciudades que están cerca de ti. Y viajar también es coger, colgarte la mochila y recorrer el mundo.

Pero no viajes para llenar de medallas tu ego. Viaja para conocer, para sentir y conectar con lo que te rodea. Para saber de otras realidades, de otras culturas y de otras formas de concebir la vida. Viaja para enriquecer tu vida, expandir tu mente y tus horizontes.

Ains, sé que pongo así como un poco mística, pero es que viajar me hace tan sumamente feliz, me llena tanto, que sólo puedo pensar en el momento de volver a coger la mochila y escaparme.

Este precisamente uno de los principales motivos por el que hago mochilas.

Asocio las mochilas a viajar, a ¡escaparme!. Y como ya he dicho antes, es algo tan al alcance de todos como coger una botella de agua, un bocadillo y dar un salto a algún lugar que te apetezca conocer. Sencillo, ¿no?

Este gesto me inspiró para hacer, en un incio las mochilas saco. Estas bolsas así tan sencillitas que son tan sumamente ¡prácticas!

Mis mochilas:

  • MOCHILAS SACO

Tienen la enorme ventaja de su versatilidad. Tienen gran capacidad y son muy resistentes (más allá de comprobado, os lo aseguro). Se pueden meter en la lavadora, que ya sabemos que la vamos poniendo en cualquier lado. Y ocupan muy poco espacio plegadas.

Son perfectas para escapadas, excursiones y llevarlas en la maleta como mochila auxiliar.

Contrapunto: si las cargas mucho, las tirantas, aunque son de algodón, pueden clavarse en el hombro. (aviso a los más sensibles). Para que veais que quiero que lo tengais todo en cuenta ;).

¿Que tienen de especial mis mochilas saco?

Mochilas saco puedes encontrarlas allá por donde vayas. ¿Por qué querrías tener una D´hiliana?

Porque son hechas a mano, pensadas y creadas para vivirlas, para que te inspiren a cogerla y escaparte a dar aunque sea un paseo. Porque están hechas con las ganas de quien escribe estas palabras, de vivir, de sentir y de disfrutar de pequeñas grandes cosas. Con materiales de calidad comprados a otros emprendedores que luchan por conseguir sus sueños.

  • MOCHILA URBANITA CREMALLERA

Para solventar el problema de las cuerdas de las mochilas saco, elaboré este modelo de mochilas con la asas de loneta. Son mochilas elaboradas en loneta y telas japonesa con cierre con cremallera.

¿Que es lo mejor de estas mochilas? que quedan monísimas donde quiera que vayas. Son cómodas porque no se clava el tierante en el hombro y su diseño te permiten lo mismo irte de cañas, que de paseo, que ir a trabajar.

Además le he incorporado un detalle muy útil. Y es que la mochila va en la espalda, y claro, no controlas si alguien amigo de lo ajeno te la abre cuando vas, por ejemplo, en el metro o el bus. Así que le he incorportado un botón en la parte trasera para que puedas enganchar la cremallera. De esta manera será muuucho más dificil abrirla.

Contrapunto: tiene menos capacidad que la mochila saco.

¿Por qué querrías una mochila urbaita con cremallera D´hiliana?

Porque su diseño, sin duda no pasa desapercibido. Es un complemente, que más allá de su utilidad y practicidad tiene ese toque de diferenciación.

Una de las cosas que más ilusión me hizo una vez es que alguien me reconociera a lo lejos y por la espalda al ver mi mochila.

 

MOCHILA URBANITA CONVERTIBLE

 

Está feo que yo lo diga, pero estoy muy contenta con este modelo porque es super útil!!!

Se trata de una mochila en la que, con un simple movimiento de asas se convierte en una tote. Dos en uno, para gente versátil, práctica y dinámica.

Este diseño nace de la necesidad de adaptarse a la vida un poco más urbanita y responsable. Cada vez hay más gente que va a trabajar en bici, andando o en patinete, y ¡me encanta! Es eso indicativo de que hay gente que se preocupa y procura ser parte del cambio, con pequeños gestos que suman.

Así que pensé en hacer un modelo que se adaptase a distintos tipos de situaciones.

¿Que vas en bici? te cuelgas la mochila y te olvidas de colocarte el bolso. Cuando llegues te lo cuelgas en modo bolso y tan mona que entras a trabajar.

¿Que te vas andando pero con los zapatos de bonito no puedes andar más de media hora seguida? pues te calzas las deportivas y metes los zapatos en la mochila. Cuando llegues, te pones tus zapatos, te cuelgas la mochila en modo bolso y lista para entrar en escena a lo armas de mujer.

¿Tarde de culturuleta visitando exposiciones? pues, ¿qué hay mas cómodo que llevar un mochila que además es monísima?

Lo cortés no quita lo valiente. Y se puede (y debe) ir cómoda y mon@ al mismo tiempo.

¿Y si encima os digo que es super cómoda para viajar? Comprobado. Cabe de todo, y lo mejor de todo es que cabe perfectamente en la maleta de mano cuando solo puedes llevar un bulto.

Imagínate momento aeropuerto, compañía con la que solo puedes llevar un bulto. Yo suelo llevar la mochila fuera, y antes de pasar el control para entrar en el avión pues meto la mochila dentro de la maleta. Al ser planita, pues reparto las cosas en plano en el bolso y… para dentro!!! buah! un placer.

¿Qué tiene esta mochila que no tengas las otras?

– Asas anchas  que no se clavan.

– Bolsillo exterior en la parte de la espalda para que tengas el móvil a mano y nadie te lo coja ;).

– Bolsillo interior grande para que lleves la tablet o el ordenador + bolsillo con cremallera.

– Por la colocación de la asas, no te la pueden abrir sin que te des cuenta.

– La puedes llevar como bolso o como mochila.

– Muuuy resisrente.

– Su diseño y materiales la hacen apta para cualquier ocasión.

– Están pensadas, diseñas y confeccionadas desde la practicidad. Testadas y perfeccionadas para que sean lo más prácticas y útilies posibles.

– La ilusión de servidora de poder hacerle la vida más bonita y práctica a gente versátil y comprometida.

Contrapunto: lo siento…no puedo decirte nada malo…jijijijii

 

¿Te animas a coger la mochila y conocer el mundo?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *